5 consejos para empezar una buena conversación con cualquiera

 

Es posible que en numerosas ocasiones veamos personas que pueden atraernos o parecernos interesantes, o simplemente necesitemos un poco de conversación pero no sabemos cómo actuar para interactuar con ellas.

Aquí se miuestran algunos consejos que pueden ayudarnos a conseguirlo:

1  Hacer que sienta que es importante para tí.

Haz sentir que te importa su opinión y lo que dice. No intentes llamar toda la atención, gira tu cuerpo mirandole y mantén el contacto visual sin ser excesivo. Dale espacio personal, pero mostrando toda tu atención. Si habla sobre un tema en particular, pregunta en lugar de hablar sobre algo de lo que tú quieras hablar.

Cuando oigas el nombre de la persona, utilízalo una o dos veces.

Si la persona habla primero, asiente para demostrar que estás escuchando.

2 Preguntar pero sin pasarse.

Lo fundamental para iniciar una buena conversación son las preguntas, pero la persona con la que hablas no debe sentirse interrogada. No lances preguntas sin involucrarte verdaderamente en la conversación. Lo peor en una conversación es sentirse interrogado por la otra parte. Pregunta sobre sus pasatiempos o intereses y evita hablar sobre sus sueños o deseos. Utiliza un tema divertido. Haz que la persona disfrute del tema y de la conversación en sí. Asegúrate de hablar también sobre ti. Lo ideal es que ambas partes compartan la misma cantidad de información.

3 Ser divertido.

Haz algunas bromas o comparte una historia graciosa para romper el hielo. A todo el mundo le gusta reír y la risa hace que los demás se sientan cómodos. Es una buena forma de calmar a las personas tensas para que se abran. Demuestra que eres de mente rápida y que te sientes cómodo con los juegos de palabras, los chistes ingeniosos y las bromas en general.

No cuentes una historia muy larga sin haberla puesto a prueba o podría conseguir el efecto contrario y aburrir a la persona.

4 Hacer preguntas abiertas.

Las preguntas abiertas requieren una respuesta más elaborada que un simple «sí» o un «no». Permiten que las personas elaboren su respuesta y eso es lo que crea una conversación logrando que la otra persona se involucre. Asegúrarse de que las preguntas sean lo suficientemente abiertas. También debes aprender a reconocer cuando la conversación no va bien. Si la persona solo responde con «sí» o «no» a preguntas que necesitan una respuesta más abierta, entonces tal vez no esté interesada en hablar contigo.

5 Saber lo que no debes hacer.

No reveles demasiada información personal. No hables sobre tu ruptura dolorosa con tu novio(a), sobre la erupción rara que tienes en la espalda o sobre tus dudas de si verdaderamente alguien en tu vida te ama. Puedes guardarte ese tipo de información para las personas que te conocen bien.

No preguntes nada que pueda provocar una respuesta incómoda. No presiones a la persona para que hable sobre su pareja, carrera o salud. No le preguntes si está saliendo con alguien solo para descubrir que acaba de separarse de su pareja.

No hables todo el tiempo sobre ti. Aunque burlarte de ti mismo y ofrecer algo de información personal sirve para que la persona se relaje, si lo único que haces es hablar sobre lo genial que eres o sobre tus grandes habilidades, lo único que vas a conseguir es que la persona pierda interés.

Presta atención. No te olvides del nombre de la persona, trabajo o cualquier otra información importante que la persona revele. Esto hace que la persona sienta que no te importa nada en lo absoluto. Cuando la persona diga su nombre, repítelo en voz alta para recordarlo más fácilmente.

 

Fuente  https://es.wikihow.com

Fotos:  svgsilh.com   pixabay.com  flickr.com  pxhere.com

 

Deja un comentario