8 trucos para recordar lo que se lee al estudiar

Señora leyendo en el metro

 

A veces nos sucede que pasamos mucho tiempo estudiando y no conseguimos recordar nada. En este caso debemos actuar con inteligencia y método.

Los siguientes trucos podrán ayuda a rexcordar lo que se lee:

1- Utilizar 30% de lectura y 70% de repetición

Significa que de cada hora de estudio, 20 minutos son para leer y 40 minutos para repasar lo leído: subrayar , hacer esquemas, decir en voz alta las ideas fundamentales.

2- Aprovechar la visualización

Nuestra mente funciona así: almacena las imágenes con facilidad,por lo tanto cuando estás leyendo algo, si lo conviertes en una imagen lo recordarás con más facilidad. Este es el motivo por el cual, un tema de historia es recordado hasta en los más mínimos detalles cuando se ha visto en una película sobre el mismo. Hay que dar importancia al aspecto de los apuntes, darles color y toques de originalidad con fotos y dibujos, aunque sea con la imaginación.

3- Valerse de técnicas de memoria

Para memorizaciones complejas, podemos utilizar acrónimos: utilizar las iniciales de las palabras importantes para realizar combinaciones de letras que nos sean fáciles de recordar y decodificar en el momento que nos interesa. Averigüa cómo hacer mapas mentales. Invéntate historias que describan o incluyan lo que has estudiado y visualízalas. Si incluyes emociones en dichas historias, el efecto de fijación en la memoria se multiplicará enormemente.

 

4- Hacer discusiones

Cuando un tema sea especialmente aburrido, es útil unirse a otras personas que lo conozcan y realizar discusiones sobre el mismo. Dichas discusiones seguramente lo harán más ameno.

Grupo de personas charlando en un aula
Es interesante discutir para fijar conceptos cuando el tema se nos hace muy cuesta arriba

5- Retarnos a recordar

Este es un ejercicio muy interesante: cuando nos encontremos en una situación tranquila: caminando, relajados en un banco, o en cualquier situación que no requiera especial atención, podemos intentar recordar todos los detalles de algo que estemos estudiando y anotar las lagunas que encontremos en una pequeña libreta para consultarlas después.

 

6- Fraccionar las sesiones de estudio y hacer descansos

Hay quien piensa que lo mejor es pegarse atracones a estudiar de varias horas para aprovechar el tiempo. Pero en la mayor parte de los casos todo lo que se estudia, se olvida al poco de haberlo leído. Es mucho más práctico dosificarse en pequeños espacios de estudio con descansos entre ellos. Es útil la técnica del «pomodoro» que hace referencia a estos temporizadores en forma de fruta que hay en las cocinas para calcular los tiempos de cocción: Podemos poner el temporizador en 25 minutos de estudio y 5 de descanso después, repitiendo el proceso durante toda la sesión.

Chica durmiendo
El sueño nos ayuda a fijar lo que hemos estado aprendiendo

7- Descansos para dormir

Es necesario dormir suficientemente para que nuestro cerebro pueda integrar lo aprendido en nuestra memoria. Es contraproducente no dormir nada antes de un examen.
También es útil si sentimos sopor durante las sesiones de estudio echar pequeñas siestas que ayudarán también en el proceso de asimilación descrito.

8- Repasar los apuntes al final del día

Justamente antes de dormir es muy útil hacer un repaso de todo lo aprendido durante el día, que ayudará a fijar los conceptos durante el sueño.

jovenes leyendo en una mesa de un parque
Es necesario hacer repaso de todo lo aprendido

 

Fuentes.-
http://www.ramonjhernandez.com/2014/08/8-consejos-para-recordar-lo-que-lee.html
https://www.xataka.com/medicina-y-salud/como-recordar-mejor-lo-que-leemos
https://psicologiaymente.com/inteligencia/trucos-recordar-mejor-estudiar
https://efectivida.es/blog/como-recordar-lo-que-lees/
https://gananci.com/como-memorizar-rapido/

Fotos.-
https://www.flickr.com

https://pixabay.com/

Deja un comentario