¿Cuál es el mejor momento en la vida de un automóvil de segunda mano?

 

Para poder visualizar cuál es el mejor momento para comprar un automóvil de segunda mano vamos a construir un cuadro muy sencillo con dos ejes en el que se dibujarán dos líneas. En el eje vertical se verá el dinero en general que nos cuesta porcentualmente respecto a nuevo y en el horizontal los años que tiene el coche, suponiendo un kilometraje anual de unos 15 mil kilómetros.
Las líneas que vamos a dibujar en él son, por un lado la evolución el precio del coche en cada momento y el coste de las reparaciones por otro.
Vemos aquí está gráfica con estas dos líneas que acaban formando una cruz y esto nos muestra cuál es la situación a lo largo de la vida útil de un automóvil.

 

Gráfica de la evolución del precio y costes de reparación de vehículos

 

La línea roja representa el valor de un vehículo: cuando es nuevo tiene el precio más alto y desde prácticamente que salimos de la puerta del concesionario el automóvil rápidamente va perdiendo valor y la curva a medida que van pasando los años se va suavizando hasta que prácticamente el valor tiende a mantenerse estable.

La línea verde sería el coste de reparar a medida que pasan los años cuando hablamos de reparación también hablamos de mantenimiento. En este caso es inversamente proporcional: en los inicios el coste de las reparaciones prácticamente es nulo puesto que el automóvil está en garantía; y a medida que van pasando los años y los kilómetros, las reparaciones van aumentando y su coste también.

¿Cual es el mejor momento en la vida de un automóvil de segunda mano?

Lo que te dicen los expertos es que el punto ideal para comprar un automóvil es cuando el coste de adquisición es lo más bajo posible en relación al coste de las reparaciones o viceversa en general se supone que el mejor momento para comprar un automóvil sería más o menos en el cuadrado amarillo de esta gráfica:

Gráfica con el momento óptimo para la compra de un vehículo

 

Es decir, entre los 4 y los 8 años de circulación del vehículo o, hablando en kilómetros, entre los 60 y los 120 mil.
Lógicamente es una gráfica ideal teórica y hay una serie de factores a tener en cuenta.

En todo caso es bien conocido que desde que salimos por la puerta del concesionario el coche está perdiendo valor y por otro lado si nos vamos a la vida final del automóvil, entre 120 y 200 mil kilómetros sabemos que el coste de adquisición va a ser muy bajo pero la probabilidad de tener una reparación cara cuando compras el coche es bastante alta y además a medida que vaya pasando el tiempo las probabilidades de que se vayan rompiendo más cosas hacen que esta curva vaya hacia arriba.

En el mundo real esto lo saben las empresas que venden y compran coches de manera profesional y las empresas de renting también lo saben, Por eso en este punto digamos de equilibrio ideal es donde estos coches que son los más interesantes puede que tengan un coste de adquisición más elevado de lo que este cuadrado teórico te podría dar a entender, pues no está teniendo en cuenta las reglas del mercado de segunda mano (a mayor demanda, mayor precio).

Otro factor fundamental es el coste de mantenimiento de un vehículo: no es lo mismo tener un vehículo fabricado en España o un vehículo popular que un coche de importación del que aquí haya muy poco recambio. Puede haber una gran diferencia cuando haya que cambiar piezas básicas: el coste de mantenimiento es muy importante.

Por supuesto que cuando menos importante sea el gasto para tí y más te interese un coche en concreto, menos importante será ahorrar en el coste de mantenimiento del vehículo.

Al margen de los costes, la fiabilidad del coche (que no se estropee en el momento menos oportuno) es muy importante, por lo que interesa conocer el historial de cuáles son los problemas que podría dar.

Los vehículos de renting

 

Las empresas de renting básicamente lo que hacen es alquilar los coches hasta esta zona de la vida útil del vehículo: cuando el coche tiene menos probabilidades de estropearse y además está en garantía. Cuando se termina la garantía (un renting normalmente no suele ir más allá de los cuatro años), se desprenden de los coches. Es decir, justo en el momento en el que el coche tiene más valor en el mercado de ocasión.
Ellos aprovechan esta fase en la que el coste de mantenimiento está más contenido y justo cuando termina su contrato lo ponen en el mercado de ocasión que será el momento en el que el vehículo usado está donde tiene más valor y donde se le puede sacar más dinero.

 

Si quereis ampliar esta información, podeis visualizar el siguiente vídeo:

 

 

Fotos.-  PIXABAY,   PXHERE

 

Deja un comentario