¿Es posible convivir con una persona tóxica?

 

Actualmente todos hemos escuchado tanto la palabra persona tóxica como la recomendación de que debes alejarte de ellas.
La realidad es que no podemos encerrarnos en una burbuja sólo con personas beneficiosas para lograrlo, además ¿quien nos dice que, sin darnos cuenta, nosotros no somos tóxicos para otros individuos?.

Qué es una persona tóxica

Una persona tóxica es aquella persona que tiene actitudes y conductas que generan un malestar o daño a los demás que puede ser físico, emocional o espiritual (o varios a la vez).

Tipos de personalidades toxicas

Realmente no existe un sólo tipo de las mismas sino que este término engloba a personas con distintas formas de actuar:

DESCALIFICADOR
Aquella persona que descalifica constantemente todo lo que los demás hacen está mal y no dudará en señalarles sus errores pues sólo le interesa criticar. El riesgo de estar con esta persona es que puede ir mermando tu confianza lo cual puede aprovechar para manipularte. Se les debe identificar cuanto antes y ponerles un alto pues empiezan poco a poco con sus descalificaciones para que la víctima no se dé cuenta hasta que está totalmente atrapada

ANTISOCIAL
Ojo, antisocial no se refiere a quienes no les gusta socializar, se refiere a aquellas personas que van en contra de las reglas sociales: ya sabes quienes roban mienten hacen fraudes dañan a los demás. Su peligro radica en que cuando les conviene pueden actuar tan encantadores y divertidos que te hacen creer que aunque odian y lastiman a los demás a ti nunca te harán nada, lo cual muchas veces termina siendo una más de sus mentiras. Así que no importa que tan agradable sea ese amigo o esa pareja tuya, si te das cuenta de que engaña roba violenta y ataca a los demás esa persona muy probablemente será tóxica.

INTIMIDADOR
Hay muchas personas que utilizan la intimidación para lograr lo que desean son personas que se molestan gritan amenazan dan órdenes y dominan a los demás el verdadero riesgo de estas personas es que pueden limitarte y controlarte sembrando miedo e inseguridad en tí, cosa que frenará tu desarrollo. Eso sin contar el gran malestar emocional que pueden producir.

CHANTAJISTA
Las personas que utilizan el chantaje son igual que los que utilizan la intimidación solamente que el chantaje utiliza la culpa, el remordimiento y el miedo que tienes a lastimarlos para controlarte y obligarte a hacer cosas que no deseas hacer.

PESIMISTA
Muchas de las personas tóxicas no saben que lo son y no lo hacen a propósito. El ejemplo más claro de esto son las personas pesimistas quienes buscan cualquier oportunidad para limitarte señalando los riesgos y lo absurdo de tus sueños y metas. Aunque  lo hagan sin mala intención, no significa que no hagan daño, al contrario, son el tipo de personas que más limitan tu crecimiento y que más fácilmente te pueden estancar por lo cual debes estar muy bien preparado ante ellos.

CONFORMISTA
Las personas perezosas y conformistas son igual de peligrosas que las del punto anterior y funcionan de forma similar, pero mientras los pesimistas te señalan todas las cosas malas que pasarán si te esfuerzas por crecer, las personas conformistas se encargarán de señalarte todo lo agradable que es quedarse en tu zona de confort causando tu estancamiento ya no por miedo sino por comodidad.

LAMENTADOR
Los “llorones” crónicos pueden llegar a ser tóxicos pues en ocasiones oír cómo se quejan de la vida es suficiente para que la chispa de vitalidad que tengas se apague cayendo en su juego y dejandote atrapar por todas las cosas negativas en lugar de ir a buscar las positivas.

ENVIDIOSO
Este tipo de persona utilizará una o varias de las conductas enumeradas anteriormente, ya sea de forma consciente como inconsciente para impedirnos aprovechar las oportunidades que se nos presenten y disfrutar de nuestros momentos de triunfo.

Una vez identificadas las conductas tóxicas el riesgo más grande que tienen todas ellas es
contagiarte su toxicidad .
Debe quedar muy claro que ser tóxicas no significa que sean algún tipo de monstruo a quien debemos encerrar: son personas que están en una etapa diferente en su trayectoria vital o que están pasando por momentos difíciles. Además esa persona tóxica puede ser alguien a quien no tan fácilmente podemos cerrar la puerta en la cara y decirle ya no te me acerques .

¿Cuál es la solución?

La verdadera solución a este problema es que solo te puede resultar tóxica si tú no estás capacitado para tratar con ella o con sus actitudes.
Según el psicólogo y coach Fernando Pineda  hay tres formas de actuar y pensar que con la práctica harán que el veneno de otros te resbale:

1. Comprensión.- Si analizas un poco, te darás cuenta que todas ellas se caracterizan por carecer de comprensión e interés hacia los demás es por esto que el primer paso es que te equipes con comprensión hacia todas las personas incluso las que te puedan resultar tóxicas.
En el momento en el que veas a la persona desde una perspectiva de comprensión y compasión en lugar de verla como un monstruo que te quiere hacer daño, tu sentimiento hacia ella y hacia lo que hace cambiará por completo.

2. Visualización.- La segunda forma es la visualización sirve para defenderte de todo tipo de actitudes tóxicas. Cuando esa persona empiece a decir o hacer cosas que te hagan sentir mal inmediatamente imagina esas palabras o esas actitudes como si fueran una especie de rayos y a ti mismo o misma como si estuvieras dentro de una esfera de espejos o como si todo tu cuerpo fuera un metal reflectante y observa como esas palabras, actitudes o venenos te resbalan al instante. Siéntete alegre de no permitir que esas conductas que contaminen y en tu mente repítete: “tú puedes hacer lo que quieras pero no te permito que me contamines” .

3. Tener clara tu responsabilidad y su límite .- Debes entender que tu vida es sólo tuya solo tú tienes poder sobre ella y solo tú tienes responsabilidad sobre ella. De la misma forma, la vida del prójimo es solo de él y sólo él tiene autoridad sobre ella y sólo él tiene responsabilidad sobre ella. Suena lógico no pero si realmente fueras consciente de eso que te acabo de explicar simplemente no existiría nadie que te pudiera intoxicar pues en el momento en el que tú tomas responsabilidad de tu vida y te das cuenta de que no tienes responsabilidad de la vida de los demás puedes parar los pies a cualquier actitud tóxica sobre tu vida.

 

En el vídeo que presento a continuación, se puede ampliar toda esta información y se nos ofrece un ejercicio práctico para hacer frente a las todas las situaciones relativas a relaciones tóxicas.

 

 

Deja un comentario