¿Porqué tuviste tan mala «suerte» al elegir tu pareja?

 

Nos gusta creer que somos libres al elegir nuestra pareja, pero existen cuestiones que pueden hacernos no ser tan libres al hacerlo; todo ello sin darnos cuenta.

Existen sentimientos desarrollados en la infancia que pueden condicionarnos cuando somos adultos. Por ejemplo, nuesta idea de amor.

Nuestra idea de amor se forja en la infancia a partir de experiencias vividas; esta idea puede no haberse creado tan placentera y agradable como creemos que es.

Nuestro cerebro puede gastarnos una mala pasada y hacernos rechazar candidatos sólo porque nuestro inconsciente calcula que no nos llevarán a la idea forjada internamente de qué es una relación amorosa.

Esto nos conduce a relaciones que reproducen patrones desagradables vividos en la infancia.

El siguiente vídeo explica de una forma muy sencilla y comprensible cómo funciona este mecanismo:

 

Vídeo : Escalera al universo

Imágenes: pxhere

Deja un comentario